THIS IS A BILINGUAL BLOG..........................................ESTE ES UN BLOG BILINGÜE

.
.
SPANISH - ENGLISH
*************************** ESPAÑOL - INGLES

.

What I have to say about music...

.
.I'm into Indie, Indie Rock, Indie Pop, Baroque Harmonic Pop, grunge, Pop Punk, alternative metal, progressive rock (...)
as well as all of the musical expressions BEFORE rap and hip-hop (... yes, before all of that new tragedy they call music in mainstream radio stations).
I loved the '80s, and I miss them, I admit my sin... the '80s gave us his Majesty Thom Yorke; and I also loved the '90s ...they brought to us the incomparable Eddie Vedder and the absolute God of the abyss: Maynard.

Old friends, don't panic!!! I will always be a devoted fan of Jazz, Maria Callas, Ella Fitzgerald, Billie Holiday and all expressions of good music...but never Rap!!!
Help me keep my life "hip-hop-free"
I'm a child of the '70s so, go figure about the rest of the bands, singers and styles I like!!!
.
........................................................

....................................................................
.

La Tercera Via (Sera Intravenosa:sera algo Gay?)




LA TERCERA VIA (¿Será intravenosa; será algo Gay? )

Por: José Manuel González S. Publicado el 5 de mayo del 2000

En una entrevista a Javier Pérez de Cuellar realizada por la televisión de Galicia hace un par de meses, la cual tuve oportunidad de saborear, el Ex-secretario General de la ONU expresaba su preocupación (que más bien parecía "resignación") por la fórmula militar y centralista escogida unánimemente por todos los países del tercer mundo, según fuese el período histórico en cuestión, para salir de sus crisis económicas, sociales, políticas, religiosas, etc, etc, etc. Me perturbó que, aun cuando estaba disertando sobre los países de la península de los Balcanes, hizo referencia al proceso político que se vive en nuestro "brand new" Mar de la Felicidad II, Venezuela, desde que le entregamos la dirección de nuestra nación al megalómano por todos conocido —que no vale la pena ni escribir su nombre en ningún papel, así sea reciclable.

En medio de un análisis certero que hacía JPC acerca de la conducta de los pueblos del tercer mundo, su relación con los países industrializados y la forma de resolver sus problemas internos, me percaté de lo triste que significa (hoy en día) haber nacido en estas latitudes. Y ahora me pregunto: ¿Realmente significa algo para mí: Simón Bolívar?...¿La historia patria me hace sentir que soy parte de algo?...¿Patria...con qué se come eso? Más triste será este relato si les hago saber que, de profesión, soy licenciado en Historia y Geografía de Venezuela. No sé si culpar exclusivamente a nuestro "wannabe" de Maquiavelo de la aversión que ahora siento por los símbolos patrios, los personajes de nuestra historia patria y las ediciones, por demás horrorosas, de la Biblia Latinoamericana. A veces creo que Gabriel García Márquez vino del futuro...de la Venezuela del 2000, y apareció en Colombia hace unas pocas décadas; que lo Real Maravilloso de su obra no es más que un compendio de la prensa nacional de Venezuela desde 1998 en adelante. Otras veces me levanto, leo la prensa, o escucho las noticias en la radio y creo que estoy dentro la Tienda de muñecos de Garmendia, esperando por la muerte de mi padrino...que nunca termina de suceder. ¿Estaré enloqueciendo poco a poco?

Sí, me eduqué en una universidad privada y de mucho prestigio en este país; sí, tuve que trabajar para poder pagar mi carrera; sí, viví en muchas pocilgas para estudiantes en Caracas (porque soy de la provincia); sí, hablo Inglés a la perfección porque me especialicé en Desarrollo del Lenguaje en una universidad gringa; sí, conozco Europa, donde viví por unos meses en dos o tres países. No, no tengo un carro último modelo; no, no nací en ninguna casa lujosa sino en un modestísimo apartamento; no, mis padres no son extranjeros ni tienen fortuna: trabajan desde que tienen uso de razón; Sí! Estoy arrecho porque he llegado a convencerme de que incluso "Stayfree" haría un papel mejor en Miraflores que el redentor nihilista devaluado que ocupa actualmente la silla presidencial. ¿...o debo decir: el trono?
Jamás pensé que me arrepentiría de haber regresado a Venezuela (porque ahora me dan espasmos musculares cuando intento decir: "mi País"); con dolor me confieso uno más de los que va a sentar las bases para que esta nación se convierta realmente en una "nación de emigrantes", como Cuba. Pero díganme: ¿Hay otra solución posible, factible para los profesionales de este país? Y no me salga nadie con el discursito de que: "¡aquí hay tanto que hacer!...", porque tengo 18 años trabajando en este país de mierda donde ahora resulta que lo "in" es ser analfabeta, indigente y "naïve". ¿De cuál tercera vía hablan en Miraflores...será una opción Gay? No por esto voy a invadir un terreno baldío, ni voy a mudarme a un edificio de FOGADE. Me resisto a ser insultado por el "Bozo" que vive en La Casona por haber cometido el gravísimo pecado de estudiar una carrera, en lugar de acariciar una panza cervecera día tras día frente a una licorería; me niego a ser llamado traidor porque decidí estudiar Geografía mundial amparado en el empirismo de Locke y Hume; simplemente no acepto que de la noche a la mañana ya no se premie el esfuerzo y la constancia sino el ocio, la violencia, la intransigencia y la chabacanería.

Yo entiendo que Carmen, la señora que hace empanadas en la taguara frente a la universidad, crea que Friederich Nietzsche es un cantante famosísimo de vallenatos, o que María Callas es una flor que se da sólo en Canoabo, y que Billie Holiday es un hombre, pero eso no me afecta...con ella no tendré jamás ningún tipo de tertulia en el "Big Cup" café de New York; lo que sí me afecta —y me aterra— es que el bachiller "X" a quien tengo sentado dos veces por semana frente a mí en la universidad, escuchando mi cátedra, crea en el hiperuráneo, por demás vulgar, de la igualdad social propuesta por el doble discurso de nuestro Lenin con sombrero de cogollo.

La locura a la que me ha llevado todo este proceso político a lo "Procter & Gamble" me ha hecho acariciar sueños a lo David Lynch, o a lo Pasolini: quisiera poder introducir en las boletas de votación del próximo 28 de Mayo cupones para lobotomías gratis en el hospital universitario para todos aquellos que rellenen el óvalo del Marylin Manson Barinés que desdichadamente ocupa La Casona junto a Juana I "La Loca" y "las Chicas del Can".

Si cada pueblo tiene el gobierno que se merece, entonces me niego a ser parte de este pueblo. Ya ni siquiera quiero ser Cristiano, prefiero pensar que cuando muera iré al Nirvana Budista o a alguno de los Siete Cielos Islámicos. De hecho, siento unos horribles torrentes de líquido biliar que derrama mi hígado cada vez que escucho la acepción "el soberano". Me niego a que me den ni el más insignificante papel de reparto en esta película en tiempo real co-producida por Almodovar, Tarantino y Buñuel: "The Venezuela Jerk Project"... si es que alguna vez hubo un proyecto!

¡Ya no quiero ser Venezolano: me avergüenza! ¿Soy el único?
Mientras tanto me aferraré a la vieja idea, por demás cómoda, de que la solución vendrá del mar y cantaré junto a Puccini y su Madama: "Un bel dì vedremo levarsi un fil di fumo sull'estremo confin del mare e poi la nave appare..."

9 comments:

Anonymous said...

Estimado José Manuel:
He leído la afloración en prosa de tu bilis y quiero decirte que comparto y entiendo tu arrechera al analizar lo que nos pasa como país. En efecto, muchas veces he sufrido serias depresiones ante la realidad agobiante de nuestras circunstancias políticas y socio-culturales, que provoca mandar todo a la mierda y -en mi caso- irse a vivir con Yanomamis o en algún descampado de la cordillera andina. Pero no, me niego a rechazar que quienes nos atrevemos a pensar y reflexionar sobre los asuntos públicos, en un ejercicio serio y responsable sobre lo que podemos hacer con nuestra República, vayamos a terminar frustrados y rumiando nuestro desencanto en los bares de algún pueblo olvidado. Me niego a aceptar que no tengamos, a corto plazo, una salida, un modo, una manera, de enterrar el “tercermundismo” y lanzarnos como pueblo hacia la conquista de nuestro bienestar y orgullo, antes que todo, personal, y luego, y como consecuente, alguna satisfacción de ir con la “carga de ser de aquí”, como diría ese bilioso y portentoso filósofo Juan Nuño.
Me alegra -y no es un gusto por el sufrimiento ajeno- que andes angustiado ante ese accidente de pertenecer a este país. Es una buena manera de iniciar una reflexión moral sobre nuestro destino, sobre nuestras “cuitas” colectivas, pero también es necesario despojarnos, a punta de reflexión, del lloriqueo que abarca a la gente pensante de este país. Es difícil la tarea, pero debemos comprendernos como pueblo, saber por qué diablos somos como somos, por qué demonios nos hallamos en una especie de encerrona cronológica con respecto a los avances de la libertad, la democracia y la racionalidad, ejes de la civilización humana.
Después de muchas “birras” y cafés, a veces bien conversados, y después de muchas noches de lecturas y análisis, he aprendido a ver en nuestra tendencia colectiva hacia lo mágico y real maravilloso, no estorbos, sinos energías que podemos canalizar hacia la búsqueda de nuestro encuentro histórico con la civilización humana. Te va parecer una “jumez” (de “juma”, barrachera para los andino como yo) que te diga que para iniciar nuestras transformaciones debemos convertir en un mito y algo mágico la libertad, la responsabilidad individual, la racionalidad, los principios democráticos, la preocupación por los asuntos republicanos. Sí, presentémosle a los venezolanos esos ejes de la civilización como la magia que ha producido tanto bienestar en los países desarrollados, una manera bonita de hacerles internalizar la cultura y el gusto por el ejercicio responsable de la libertad. Me dirás que es una contradicción porque esos principios no aceptan lo real maravilloso, pues contradice esa actitud ante la vida. Pero eso es lo mejor de lo que propongo: inoculamos cultura revestida de magia y cuando ésta se instale, destruirá la magia. ¿Será muy pajoso lo que propongo? Bueno, seguiré reflexionando al respecto. Acepto sugerencias y críticas. Es una batalla, es una guerra, a la que estamos llamados la nueva generación de venezolanos, que te adelanto, si llegamos a organizarnos y proponerle un sueño al país, seremos tildados de “herederos del puntofijismo”. Cuente con eso. Ya estoy preparado para ello. No miremos a Chávez, cuyo nombre te produce arcadas muy comprensibles, como a un enemigo (que hic et nunc, lo es) de los cambios y transformaciones que requerimos. Mirémoslo, como la persona que sacudió al sistema, que lo desbarajustó, para que nosotros entremos en escena. ¿Se imagina un congreso de profesionales venezolanos organizando un movimiento generacional que sacuda la conciencia colectiva del venezolano? ¿Imagina una organización, que enlazada con las ya existentes, estudie hondo nuestra realidad durante algunos años, sin complacencias, y le proponga al país un proyecto de desarrollo integral, utilizando como energías nuestras tendencias mágicas?

A ver amigo, te invito a unos vinos chilenos, aplaca tu bilis,¡es la hora de quienes nos atrevemos a pensar! En serio pana, tenemos una oportunidad histórica: nada más y nada menos que terminar de hacer este país de nuestro tormentos. Sobre el patriotismo y esa caterva de estupideces, le escribí una Carta a Tarek Wiliam Saab, cuyo nombre te merecerá un “revoltijo” en el estómago. No sé si viste en la prensa esa apología al patriota titulada el “Educador del Patriotismo”. Bueno, le repliqué y mi carta apareció publicada en el Venezuela Analítica. Puedes leerla aquí:
http://www.analitica.com/va/politica/opinion/1925565.asp
Tranquilo compadre, después de la tormenta viene la calma.
Atte,

Jairo García Méndez. (Periodista)

Anonymous said...

Amigo González.
Lo bueno de su artículo es el combustible del fuego de su indignación. Lo malo es lo que quema con ello llegando a la desesperación de negar y renegar de su patria. Recuerde: los que siguieron a Boves en un momento eran más que los que se le oponían. Pero Boves no triunfo. No porque una lanza lo mató en Urica. Sino porque lo que el era y representaba no podía triunfar. Esto tampoco.
Usted y yo no estamos solos. Pero hoy no somos mayoría. Nuestros verdaderos enemigos no son quienes están en el bando opuesto sino los cobardes y conformistas que usted y yo a veces creemos están en el nuestro. Reflexione. Un volcán de indignación como el suyo no puede, ni debe, malgastarse.

Su amigo, Jorge Olavarria.

Anonymous said...

Leyendo el material que amablemente me envía, tengo la impresión de que habla usted de un país en guerra civil o al borde de ella. Me alarman contenidos así porque pueden terminar en profecías autocumplidas, como aquella de García Márquez. Ya que la señora que vende empanadas no goza de su confianza, me parece que los que no vendemos empanadas debiéramos tener un poco de serenidad para evitar que esto se nos vaya de las manos. En todo caso demostrar, si es que los conocimientos lo permiten de verdad, que podemos pensar más y mejor que la señora que prepara las empanadas, actividad que requiere finalmente de cierto pensamiento, si quiere que le queden bien, que no es arte fácil (yo no lo domino, por cierto, y no sé si usted sabe preparar buenas empanadas, por aquello de que quien puede lo más puede lo menos).
He tratado de que mi modesta contribución a este proceso sea poner Orden en esta exaltación colectiva. Para mí Chávez no es ni demonio ni dios. Tampoco Arias. Son personas con defectos y méritos, que hay que sopesar. Ninguno de ellos es Hitler o Mussolini, ni Che Guevara. No tienen esas condiciones, no se las veo por ninguna parte. Más que ellos —y otros— me alarma la violencia verbal que inspiran en sus adversarios, porque desparrama un odio que me pregunto si no será previo a ellos y que ellos sólo han contribuido con dispararlo. Tal vez el peor defecto de esos señores es inspirar esos odios. Lo que más me extraña es que estos comentarios no los leí con esta abundancia ni esa intensidad durante el período de la democracia pre-Chávez. ¿Será que los problemas de Venezuela comienzan con Arias y Chávez, que antes de eso este país era una tacita suiza?

No sería mala idea hablar de estas cosas con serenidad. Como dice un amigo mío que practica el montañismo: en caso de emergencia lo primero que hay que hacer es guardar la serenidad. Porque de lo contrario se convierte uno en parte del problema.

Saludos serenos,

Roberto Hernández Montoya
http://www.analitica.com/bitblioteca/roberto

P.D.: Remitiré su escrito a mi amigo Teodoro Petkoff para su publicación en el vespertino "Tal Cual".

Anonymous said...

Estimado José: En primer lugar, puedes tutearme, porque ando en la treintena... todavía, igual que tu, supongo. En segundo lugar, GRACIAS por la deferencia con que me honras al enviarme tu artículo para que lo critique. En realidad, hace menos de un año que escribo en El Nacional, gracias a la oportunidad que brindan en la sección "Nuevas Firmas". Me complace que tengas amigos periodistas que me leen, eso me hace pensar que no lo he hecho tan mal hasta ahora.
En cuanto a tu artículo, acabo de leerlo y lo devoré encantada, porque tienes la difícil habilidad de plantear un tema tan serio y tan grave con un gran sentido del humor que, indudablemente, es negro sarcástico, y por eso es sabroso. Sin embargo, habría que ser insensible para no percibir en tus palabras la profunda tristeza que te embarga, la tremenda arrechera que sientes, y la intolerable impotencia que te paraliza.
Graduado en Historia y Geografía de Venezuela, supongo lo que estarás sufriendo desde hace meses con las absurdas reformas que se le han hecho a nuestra Historia y las que se pretenden hacer en nuestra Geografía.

Tu artículo es un grito desesperado de protesta, una sacudida telúrica a los cimientos de tu gentilicio. No eres el único, te lo aseguro. Somos muchos, yo diría que demasiados los que sentimos lo que tu sientes. Especialmente, porque los venezolanos jamás hemos tenido conciencia patria, jamás nos han alimentado el espíritu combativo ni el pensamiento consecuente de la Historia como recuento de experiencias y método de aprendizaje, sino como una serie cronológica de hechos extraordinarios ejecutados por gente deificada en la toponimia de nuestros estados y ciudades. Eso no es hacer Patria ni enseñar Historia ni cultivar ideologías, eso es apenas un programa con los objetivos necesarios para aprobar el curso escolar. Tu sabes eso mucho mejor que yo.
Amigo, no cerques tus valiosas opiniones dentro de linderos tan estrechos como tu círculo de colegas y amistades. No desates tus sentimientos encontrados en la soledad de tu inspiración o en el papel que después engavetas o rompes.
Haz lo que sientes que debes hacer, porque sabes muy bien que estás comprometido con tu conciencia y con tu país a hacerlo. Sartre disertó extensamente sobre este compromiso en su magnífica obra "Las Palabras", y concluyó que debía transmitir su pensamiento, porque todo escritor tiene un serio compromiso con la vida, con el mundo y, particularmente, con el país al que pertenece. Tú eres Licenciado en Historia, pero tu alma es de historiador. ¿Qué esperas? Tu compromiso es aún mayor que el mío, porque sabes manejar la investigación y la metodología en esa materia con la propiedad que yo tendría para hacerlo en materia jurídica. Y déjame decirte que, empíricamente, suelo traspasar la frontera para invadir tu territorio profesional porque soy una apasionada de la Historia.
Tu artículo, tal cual está redactado, me parece buenísimo. Pero en la prensa establecen límites de palabras, líneas y caracteres para los "nuevos", porque a Ibsen y Garmendia ni pendiente, obviamente. Lo que tienes que hacer es ajustarlo a estas exigencias. En El Nacional, en la sección de que te hablé, la cosa es así: un máximo de 600 palabras. Lo envías a Pablo Brassesco cuyo email es: pbrassesco@el-nacional.com y te identificas incluyendo número de cédula, profesión, dirección postal, número telefónico y correo electrónico. Especifica que tu interés es la publicación de tu artículo en la sección "Nuevas Firmas". Mereces ser leído, porque escribes muy bien, usas las palabras con seguridad, juegas bien con los términos foráneos, eres ordenado en la secuencia escrita de tus ideas y, sobretodo, atrapas al lector. Eso es fundamental: enganchar al lector desde el primer párrafo. Sólo necesitas un par de cosas: sintetizar el texto con lo esencial de tu mensaje y encontrar un título que invite a primera vista a la lectura. Generalmente, me inclino por los títulos que desafían la curiosidad, que parecen esconder cierta transgresión. Hay escritores convencionales, no convencionales y anticonvencionales. Creo que tú eres de éstos últimos, porque la convencionalidad implica no sólo el estilo sino también el contenido, la idea, el fondo de ti mismo, los recovecos de tus pensamientos. Un último detalle: cada quien decide para quién escribe, si lo hace para una élite o si quiere llegar a todos, incluso al vulgo. En el primer caso, los vocablos extranjeros encajan perfectamente porque se supone que la élite está en la onda del inglés, francés, italiano y hasta latín. En el segundo, pues hay que suprimirlos, de modo que el lector menos culto o inculto no quede en el aire, no se pierda en la oración, no desconozca el sentido de lo que se le quiere decir. Entonces hay que escribir en buen castellano. Todo depende de lo que te interese llevar a los lectores en un momento dado. No siempre es igual.
Bien, creo que me extendí mucho en este primer encuentro, pero espero haber satisfecho tu halagadora pretensión. También deseo que a partir de ahora mantengamos contacto y podamos compartir inquietudes.
Gracias una vez más por tu gentileza, José. Quiero leerte pronto en el periódico.

Anonymous said...

Estimado Sr. Jose Manuel. por alguna razón recibí su escrito "LA TERCERA
VIA" está muy bueno, por varias razones, todo lo que dice es verdad, ....es una forma de desahogo, .....permite identificar su pensamiento y permite que los que estén de acuerdo y sientan la misma frustración tengan la oportunidad de adherirse a su causa.....sería muy largo manifestarle mis inquietudes coincidentes...así que me permito enviarle varios escritos a otras personas que pudieran dar un perfil de las mismas y a su criterio estará entablar comunicación si lo ve conveniente.

Como conocedor do la historia usted conocerá muchos procesos políticos ,en diferentes países, en diferentes épocas y circunstancias, los experimentos sociales y sus resultados......me gustaría mas adelante plantearle algunas apreciaciones para obtener su opinión.

En cuanto al candidato Arias Cárdenas...al cual apoyo aunque no comparto la estrategia de su propaganda...la cual es tan mediocre o más que la de Chávez....lamentablemente se alió a Angela Zago ( coordinadora de su campaña ) una especie de Miquilena de mucho menor categoría y astucia....parece mentira que no podamos salir de ese circulo vicioso.

Anonymous said...

Amigo Jose Manuel, he leído con desesperación su artículo.
El texto a continuación lo comparto con usted porque pudiera estar en sintonía con sus inquietudes.

Posiblemente me imagine con un casco nazi perennemente sobre mi cabeza amanera da aura, y meditando por mi habitación a paso de oca,................te participo que no tengo tatuada la cruz gamada en mi brazo derecho sino una mariposa en el izquierdo en honor a Papillon (Henry Charrier) si se escribe así.
No soy racista practicante, mi ex ...es bien mestiza, hija de un isleño (canario) y una negra llanera, mis hijos bien morenos y hermosos....mi segundo amor una chilena bien tostada y mi novia actual hija de un warao puro y una coreana...mientras que la mayoria de mis amigos cercanos están casados con catiritas bien escogidas de ascendencia directa europea en casi todos los casos.

No juzgo a la gente por su raza ni su aspecto pero si creo en el efecto de los estereotipos y sé que todo el mundo lo hace aunque lo niegue....todos reconocemos inmediatamente a un malandro, lo que es más difícil es identificar a un inmoral pero todos tenemos un archivo propio con nuestros estereotipos....Por otra parte todos sabemos que los mejores caballos de
paso se crían en Jerez de la Frontera, España, muy cerca de Portugal...y nadie trataría de entrenar a un mulo para que baile un pasodoble en una plaza de toros como lo hacen los pura sangre de paso.. cada raza tiene sus peculiaridades físicas y psíquicas...en todas las especies incluyendo a la humana que no sé cuál razón la hace sentirse elevada sobre las demás a tal punto de que a la mayoria se nos olvida que somos unos monos esquizofrénicos y poco más....todos aceptamos los avances de la ciencia en genética mientras se trate de animalitos y plantas....se gastan miles de millones en mejorar la raza de los cochinos y las gallinas pero que nadie tique el tema da la raza de los humanos....por eso estamos y estaremos en ese aspecto por mucho tiempo taras de los cochinitos.

Para mí y para mucha gente ya el misterio de la "inteligencia " de algunos humanos ya no tiene mucho misterio y reconocemos al cerebro humano como la mas magnifica computadora biológica que nos podamos imaginar... con todo y lo terrible que esa comparación pueda sonar...." El telar mágico" ,"El intelecto electrónico", "Inteligencia artificial". ... El cerebro es el hardware con todas las limitaciones y ventajas que puedan transmitir los cromosomas... la educación es el software, la filosofía y la religión son programas, el nacionalismo es un virus como la xenofobia y el resto de los fanatismos....la mayoria de los humanos tienen unidades procesadoras del la capacidad de una calculadora barata de mano , otros tienen grandes procesadores con muchos megabites de memoria ram y muchos mega herz de velocidad.....algunos cerebros se deformaron ya en la barriga de sus madres a fuerza de hambre , drogas o alcohol....después recibieron como programas solo juegos de atari....otros heredaron tremendas unidades que se desarrollaron bien y que fueron programadas en buenos colegios y universidades,,,,que se actualizaron con buenos libros y atendiendo a las tertulias de excelentes amistades.............todo esta demostrado hasta la saciedad ....no se trata de que si en Suecia no hay delincuentes, seguro que los hay ....los delitos de las multinacionales son extremadamente sofisticados pero aun son delitos. Los borrachos canadienses seguro que son iguales de impertinentes que los maracuchos...la pregunta que tenemos que hacernos es ..por que en Oslo o Copenhague no hay 60 o 70 asesinatos el fin de semana y lograr identificar los factores que influyen para que por el contrario en Caracas esa sea la cifra habitual....si lográramos aislar fríamente estos elementos para poder controlarlos estoy seguro que pudiéramos hacer de Caracas o cualquier otra ciudad un lugar civilizado.....estoy seguro de que existen unos factores que no hemos encontrado porque hay algunas puertas que nos aterra abrir..... Los problemas que se refieren a la sociedad , la cultura , política y en general los aspectos humanos no han alcanzado el desarrollo que ha alcanzado la tecnología en general por razones meramente económicas y si se destinaran los recursos humanos y económicos que se destinan a la informática o el armamento estoy seguro que nuestro conocimiento no permanecería tan cerca de los romanos y los griegos por mas tiempo.

Queen of Hearts said...

Puedo entender como te sientes... así nos sentimos los panameños, por muchísimos años, gracias a Manuel Antonio Noriega, era algo espantoso, la verdadera pesadilla.

Mucha gente señala a los norteamericanos por la invasión del 89, pero no había de otra, no había manera humana para eliminar a Noriega, más que eso (y si algún panameño de esos "patriotas" me está leyendo, lo lamento, así pienso).

De verdad entiendo y compadezco a los amigos venezolanos, no se vale que estén pasando por cosas así, tampoco en Cuba... y esa es otra historia.

Un abrazo desde Panamá

GaLl3ta Tuert@ said...

Soy peruano. No puedo decir que amo a este país. Sería arriesgado decir que lo odio. Realmente me tendría que haber hecho un mal terrible. No ha sucedido nada irreparable.. al menos no me he dado cuenta.

Aborrezco su gobierno, a la gente condenada a ser ignorante y grosera, a su forma arcaica de pensar, la ineficiencia de sus instituciones, la pobreza y sobre todo el pesimismo.

Pero no puedo odiarlo. Jamás me he sentido peruano. Es como si hubiesen dicho: "Hey tú vivirás en Perú". Son las reglas de juego. Puedo viajar a otro país. No tengo mucho ánimo para matarme trabajando por una nación que no existe.

Bueno, la opinión de un ciudadano latinoamericano... al fin de cuentas.

Yarilyn said...

Jose me veo reflejada en tus palabras, la impotencia que a uno le invade de ver el pais donde uno nacio destrozado es algo espantoso.

nos seguiremos leyendo en esta blogosfera
saludos desde Canada.